miércoles, 25 de febrero de 2009

ECOS

MI DISCURSO TENTATIVO EN ALGUN TIEMPO, SI EL MUNDO NO DA UN GIRO Y LOS PROBLEMAS CESAN DE EXISTIR.



ECOS

Estando taciturno me encontré
Con la grieta que dejo tu amor
Ante ella maravillado yo grité
Déjate querer!

El eco rebotó y me escuche
Déjate querer
Como no estabas y de mi voz no puedo dudar
Hoy me quiero más que a ti
Y la grieta se cerró

3 comentarios:

Serendipity dijo...

Buenoooooo, y cuando uno busca y busca, y grita y grita, y se cierra es fuerte....

E.B. dijo...

Pero queda la marca
de la grieta que nunca ha de desaparecer.
La señal de que hubo ¨actividad¨ en la carne esta vez.
La falla se queda dormida hasta que otro terremoto viene a agrietar la misma huella y a romper nuevos espacios.

Pero de eso se trata... de sentir en carne propia ¨la vida¨, sino, cómo uno ¨la vive¨.

El ¨déjate querer¨ exteriorizado de tus entrañas para otra persona se volca hacia tí... qué te hace pensar que desde la apertura que le dió salida a tu voz no fué solo para que tú mismo lograras escucharte?

Ése eco era tuyo desde el principio, por eso ¨hoy te quieres más que a nadie¨.

Abrazos,
Érika Bueno

Themys Brito dijo...

Lo malo de los amores es que todos traen espinas, así que todos los corazones están llenos de grietas, y antiguas grietas.
Muy chulo.
Un saludo.